La chica que podía saltar en el tiempo

La chica que podía saltar en el tiempo Esta película animada es una de las pocas que ha merecido comentarios unánimes que resaltan tanto su belleza en la gráfica empleada como en su historia.
En líneas generales, cuando de habla de anime y películas “famosas” no se sale del círculo de las obras de Miyazaki o la clásica “La Tumba de las Luciérnagas” que, aunque con muchísimos méritos, no son las únicas en mostrar la calidad del anime, por ello,  sobre todo cuando se descubre alguna otra (como ésta) que valga la pena, es preciso recomendarla y unirse al club.

Esta película cuyo título original es “Toki wo Kakeru Shojo” (‘The Girl Who Leapt Through Time’ o “La chica que saltaba a través del tiempo”)  ha dejado bien en alto los nombres de todos los involucrados: del autor de la novela -que data de 1967- Yasutaka Tsutsui (que por cierto escribió también la novela base de la película Paprika); del director Mamoru Hosoda, del diseñador de personajes Yoshiyuki Sadamoto (si te parece que la protagonista podría ser la hermana de Shinji Ikari es porque Sadamoto es el mismo que diseñó los personajes de Evangelion) y la hermosa banda sonora a cargo de Kiyoshi Yoshida.

La historia es simple: Makoto Konno es una adolescente que obtiene el poder (no menciono cómo para no arruinar la sorpresa) de viajar en el tiempo, y aunque puede parecer que va caer en clichés (cuidado con los prejuicios) aquí no veremos dinosaurios o vaqueros o paradojas complejas. Makoto solo usa su “don”en cosas simples de su propia vida, sobre todo empieza a hacerlo porque el día del descubrimiento -antes de que suceda- resulta ser un muy mal día para ella.

Lo que resalto de la película es que, siendo de ciencia ficción, toma como ambiente la cotidianeidad de la protagonista y desarrolla la trama sin cosas que compliquen; incluso la naturalidad de la historia engancha de inmediato evitando restregarnos en la cara la ficción de lo que vemos. La sorpresa es una de las notas que hace esta historia realmente disfrutable.

Escenas preciosas, llenas de poesía, una fotografía espectacular, acción en los momentos donde debería haberlo, diálogos sencillos pero que enganchan, personajes bien construidos (gracias Sadamoto) y un final que de hecho suscita comentarios. Todo esto hacen de esta película una obra maestra en cuanto a obras de animación, fácilmente la comparo con los trabajos de Miyazaki y es un anime que debe estar en nuestra lista personal.

Para más datos, la película ganó el premio a “Mejor Anime del año” en el Tokio Anime Awards 2007 (y con justicia). Aunque, según se lee por ahí su pase en Japón no fue como debería haber sido. Con todo es un anime imperdible para todos los amantes de las buenas historias y sobre todo las animadas.

P.D : Hay que aclarar que el anime no es la adaptación de la novela. La novela es la historia de la tía de la protagonista, el manga sí sigue la novela, mientras que la película es la continuación de la historia pero con la sobrina (Makoto) como protagonista.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Solucione la siguiente operación matemática *