Espacios de lectura para los niños

No cabe duda que la animación lectora empieza en casa, y es en ella donde debemos tener más cuidado no solo con los libros, sino también con aquellos espacios que los niños usan para leer. Aunque existen experiencias de todo tipo (niños que huyen al desván, bajo un árbol, debajo de la mesa a manera de “cueva”, entre otras) nunca está demás crear un rincón especial para los más pequeños de la casa donde puedan disfrutar de sus lecturas. En la lista que daremos a continuación  se ve que han sido respetuosos con lo que más busca un niño: color y personajes amigos que lo llamen a sentarse y leer. No olvidemos que lo principal siempre será la presencia de papá o mamá, lo demás siempre será accesorio.

Libros de cojines
Libros hecho cojines

Estos cojines son de los más interesantes, propuestos en este blog francés, la idea es sencilla para quien sepa coser aunque no tanto el sillón del niño con el oso; de todos modos el truco estará siempre en los colores (los favoritos de los niños de la casa).

Esta esquina del Doctor Seuss es obra de la gente de Pottery Barn y su sección de Playrooms que ofrece todo el set, pero como no estamos en Estados Unidos es mejor fijarnos en los detalles que hacen esta esquina tan interesante. Para empezar los colores vivos del mobiliario que hacen contraste con los pasteles de los posters; de hecho los posters son un elemento atrayente pero al estar con colores suaves no distraen la atención del niño y en cambio le dan vida (tímida) al salón. La presencia de canastillas y bolsas para guardar colores o crayolas también es interesante. Lo mejor de todo es la cantidad de libros al alcance de los niños.

pared con libros
Una hermosa pared

En este ejemplo (del blog The boo and the boy) vemos el sillón como elemento añadido a la pared de libros, los colores de las líneas del techo dan vida e invitar a alzar la vista, mientas que el sillón se convierte en la excusa perfecta para sentarse o subir más alto a coger más libros. No importa una pared de color claro o blanca siempre y cuando avives el espacio con libros para niños que poseen vivos colores en sus portadas.

Sala de lectura
Una sala de lectura infantil

De esta sala rescatamos los colores, el letrero de invitación (LEE en inglés), los sillones con nombre y el gran espacio de la biblioteca. Lo que sí es un elemento a tener cuidado es la escalera, suponemos está muy sujeta por algo a prueba de niños o no es muy alta (la foto no llega a mostrar más).

Espacio de lectura para niñas

Las niñas también pueden tener sus espacios propios. Este ejemplo es ideal para espacios pequeños y para pocos recursos: un cojín para sentarse (fácil de hacer), cortinas y un poco de cortar y pegar para las ventanas, un circulo y unas líneas de metal (a manera de lámpara) para lograr la torre y listo: la princesa de la casa tiene su torre para resguardarse de los dragones y donde papá rey y mamá reina puede leerle sus libros favoritos.

Un hueco para leer

Este espacio es fácil de alcanzar si contamos con el espacio en la pared, unos cojines y la rejilla para sostener los libros convierten a este rincón en un lugar donde el niño puede echarse a leer casi de pasada.

Como hemos visto, estos ejemplos están pensados para que la vista del niño se entretenga, se sienta cómodo y los libros lo rodeen sin “asfixiar” su espacio. Son, aparte, una buena opción cuando vivimos en departamentos pequeños y no tenemos un parque o jardín cerca; aunque, admitámoslo, no hay mayor placer que leer bajo el sol con pasto debajo y el olor a plantas rodeándonos. Para todo lo demás, existen estás interesantes opciones de diseño.

One Response to "Espacios de lectura para los niños"

  1. Pingback: Bitacoras.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Solucione la siguiente operación matemática *